LA DANZA DE LA REALIDAD